jueves, 25 de febrero de 2016

Quédese con la copla


El guapo de mi primo Ginés nunca se quedaba con la copla. Yo se lo decía: eres tonto o qué, ¡alma de cántaro!, no ves que no tienes nada que hacer con esa tía. Y el que sí, erre que erre, que ya la tengo en el bote, que va a dejar a su novio por mí, que si esa es mucha mujer para ese calzonazos, que esta otra está que bebe los vientos por mis pantalones. Y yo le decía que no fuera tonto, que sentara la cabeza de una vez, que se buscara una mujer soltera y sin compromiso, que su rollo con las casadas y las prometidas le iba a traer problemas y que se sacara el carnet de conducir de una vez, a lo que él me respondía: es que no puedo con el teórico, primo. Y vaya que si esa manía persecutoria suya de andar detrás de las mujeres de otros se los trajo. Ahora, por desgracia, mi primo Ginés descansa en el cementerio de Nuestro Padre Jesús, más tieso que una cecina de León.
Pese a todo, mi primo Ginés era un gran tipo, pero todo lo estropeaba de cintura para abajo. Ahora por su tumba desfilan decenas de damas de toda condición. Inclusive, una de ellas, que ha preferido mantenerse en el anonimato, y al parecer era muy pudiente, le ha puesto un busto suyo a la tumba esculpido en bronce por un reconocido artista local. 
Lo que no me gusta del busto es que parece que te va a hablar y a mí, la verdad, no me gustaría que hablara, porque cada vez que mi primo Ginés hablaba subía el pan.
Guapo era. Testarudo también. Aunque este mal que yo lo diga, que soy su primo y lo quería con locura, tengo que reconocer que le faltaba un hervor. Pero claro, pese a ese pequeño defecto, como era tan guapo el condenao se las llevaba de calle, y como estaba tan solicitado por el sector femenino no había forma de meterlo en vereda.
¡Ay, primo, que envidia me diste durante toda tu vida!. Dios le da pan al que no tiene dientes. Descanse en paz.

12 comentarios:

  1. Fabulosa entrada, me ha encantado, y no sé porque pero me imaginaba, el final de ese primo. Cuánta razón tenías, con decirle que no se metiera en camisa de once varas. Liarse con mujeres casadas, no puede traer nada bueno, aunque a ellas les guste, huye y busca otros paraderos y conejos. Joder anda que será que no hay mujeres solteras. Pero las casadas, asunto feo. Quizás lo hacía por morbo, pero en esos casos para no salir mal parado, aguanta al pájaro en la jaula y no te compliques la vida. Ahora por muchas casadas que lo visiten, y mucha vaina, con eso se queda. Ya no se chingará ni a casadas ni solteras.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Intensa y arriesgada vida la de tu primo. Prematuro su lamentable final. No trae buenas consecuencias ir tras personas comprometidas.

    Con lo feliz que podía haber sido!!.

    Ahora ya nada tiene arreglo.

    Estupenda tu historia.

    Un abrazo. Muy feliz domingo.

    ResponderEliminar
  3. Mi primo Ginés nació muy dotado para unas cosas y muy poco para otras...Muchas gracias por tus comentarios. Saludos, Amalia.

    ResponderEliminar
  4. Con la de mujeres que hay... me he reído mucho con la expresión "más tieso que una cecina de León" claro que soy leonesa. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué rica la Cecina...! A ver si me invitas... Saludos, Mara.

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Esto es un éxito internacional. De aquí al estrellato. ¡Viva Polonia!

      Eliminar
  7. Le pasa por tener mal oído musical y no quedarse con ciertas coplas ea...
    Y es que no se puede ser guapo e inteligente y viviente, si hay mujeres ''ocupas'' y pasa lo que pasa.
    Besitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi primo era muy guapo pero cuando hablaba subía el pan...Saludos

      Eliminar
  8. Yo diría que el que muere haciendo lo que le gusta, y lo que le enamora, muere de amor....qué bueno tu primo Ginés.......salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi primo tenía mucho amor de cintura para abajo...Saludos

      Eliminar