jueves, 29 de marzo de 2018

Árboles


Marzo se marcha tal y como vino: indemne. Y nosotros aguantando el tirón que nos adentra en la primavera y nos conduce a abril. Abril es el mes de las flores. Yo soy más de árboles que de flores. Ya asoman las encinas que planté en unos cartones de tetrabrik. Bellotas que recogí en lo alto de la Sierra de Carrascoy y que ahora se multiplican en mi jardín en una especie de diáspora forestal recubierta de un halo de nostalgia. 
Los plantadores de árboles pecamos de romanticismo. Somos poetas con los pies en la tierra y los brazos apuntando al cielo; como los propios árboles que nos empeñamos en replicar de manera desenfrenada y, para mucha gente, fuera de toda lógica.
Planto árboles como escribo relatos. Planto árboles como quien paga un peaje, o una hipoteca, o entrega un diezmo. Planto árboles por desesperación ante los miles de incendios que nos carbonizan cada año. Planto árboles para mis hijas, o para tus hijos, o para mis nietos o mis nietas que tal vez no alcance a conocer.
De mi último viaje a Bielorrusia me traje una castaña. Las matrioskas eran muy caras y de souvenir me traje una castaña que ahora brota en mi jardín para regocijo de todas y cada una de mis células. 
Mi madre está enterrada en un árbol. Yo, en busca de mi propia salvación, planto y me abrazo a los árboles. 
El día que deje de plantar árboles dejaré de escribir.


13 comentarios:

  1. Es un alegato hermoso. Con un cierre contundente, escribir y plantar árboles responde a la misma necesidad, expandirse, echar raices, echar a volar los pensamientos para que crezcan y se aireen y para que algo quede cuando ya no estemos.

    Me encantaría tener un jardín para plantar souvenirs como los que tú plantas.

    También me gusta abrazar árboles.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  2. Deseando que entre abril y mayo para ver todo florecido y verde.
    Yo al contrario de ti soy más de flores. Me encanta ver mi terraza repleta y llena de colores.

    Besos y felices fiestas de Semana Santa!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita afición la tuya, la de plantar árboles.

    A mí me gustan más las flores, pero mucho más todavía escribir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda, plantar árboles es lo más poético. Es desear continuidad a la vida, a pesar de toda realidad. Y contribuir a esa esperanza, aunque ya no le toque verlo...
    Te ha quedado estupendo este trabajo, independientemente de las letras, por el sentimiento que conlleva. Te aplaudo,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta que plantes árboles, yo también soy plantadora de árboles, sin olvidar a mi hija que también lo es. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Que buena entrada!
    Opino exactamente como Sara cuando dice "Te ha quedado estupendo este trabajo, independientemente de las letras, por el sentimiento que conlleva."

    También me gustan los árboles y abrazarme a ellos. Por eso elegí vivir en una zona de maravillosos bosques. (Me gustan más que el mar)
    Tengo varios en mi jardín que fueron creciendo naturalmente con el correr de los años. Lengas y ñires.
    Y uno que planté yo pero de una especie foránea.

    O sea, al igual que vos, ya planté el árbol, ya tuve la hija y ya escribí el libro...¡Y no tengo dudas de que conoceré a mis nietos y saldré con ellos a abrazar más árboles!
    Beso

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Plantar unos árboles que no vas a disfrutar es un rasgo de generosidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. También me gusta plantar árboles. Tengo en un semillero varias simientes de drago, a ver si me crece alguno.

    ResponderEliminar
  10. Es muy poético tu escrito, está lleno de esperanza en el mañana. Te abrazo desde aquí.

    ResponderEliminar
  11. Me encantan los árboles.
    Y me gusta como escribes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Plantar un árbol, tener un hijo...¿falta escribir el libro, o no?
    Te dejo un abrazo, José.

    ResponderEliminar
  13. Para mi los árboles son seres vivos muy importantes. Los quiero y me gustan muchísimo. Bravo por plantarlos.

    Besitos :)

    ResponderEliminar