martes, 1 de mayo de 2018

Una vida de cuento


Los días se siguen sumando entre risas y lágrimas. Las noches entre sueños y duermevelas. Los meses entre nubes negras de facturas y el cancerígeno humo de los tubos de escape. Y los años se nos roban a traición sin que apenas nos demos cuenta del engaño.
Y entre tanto envejecemos. Nuestra mente de niños se resiste a aceptar las canas y las arrugas que nos asedian. Seguimos pensando en clave infantil hasta que un día, mientras luchamos para atarnos las cordoneras, nos damos cuenta de que nuestra edad ya no da para muchos cuentos.
Sin embargo, la vida es tan sólo un cuento con mayor o menor dosis de fantasía. Un cuento con tantos finales como finados. Un cuento plagado de hadas madrinas, ogros, príncipes encantados, princesas que pierden calzado, ranas y sapos que hablan, y lobos disfrazados de corderos. Sin contar la cantidad de cerditos listos que prefieren hacerse la casa de paja, o de madera, comprarse un coche de alta gama, y disfrazarse de falso príncipe, con ropa de marca, para seducir a la princesa de turno, o al tonto de oficio.
Si los celebres Hermanos Grimm, cosa, por cierto, poco probable, levantaran la cabeza, hoy escribirían cosas al estilo de Stephen King. Cuentos de personajes malvados, trastornados, coleccionistas de huesos y motosierras, cuentos de caníbales urbanos o de pueblos fantasma; como fantasmal es nuestro devenir diario del trabajo a la casa y de la casa al trabajo. 
Fantasmas traslúcidos acosados por el tráfico, las deudas, y el smog. Fantasmas arrastrando sueños descoloridos en la cola de un supermercado comprando productos placebo que acaban siendo de falsete pero al menos son baratos.
Y son baratos, y cada vez más baratos, para acompasar el consumo a unos sueldos paupérrimos y miserables. Para acompasar nuestra planificada existencia a un cuento cada vez más exento de fantasía y dominado por una terrorífica rutina siempre a caballo entre la realidad y la ficción. 
La vida es cuento, y los cuentos, cuentos son...


16 comentarios:

  1. Me dejas pensativa!!
    Será que la vida es un cuento?? O queremos que sea de cuento :)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado lo de "lobos disfrazados de cordero". Esta especie se expande con la crisis de valores que atraviesa nuestra sociedad. Creo que la televisión basura y la cultura de la imagen son incluso más dañinas que el smog. Si la gente leyera más libros y cultivara más la mente el cuento tendría seguro un final feliz.
    Un placer leerte, José.

    ResponderEliminar
  3. Me pintas las cosas de una manera que si yo te cuento, del cuento sale una novela...Tienes familia e hijos y te pese o no te pese, poco tiempo para ti. Pero si tienes tiempo para escribir cosa que es importante para pensar en tus cosas. Mi libertad es más ampliay mi tiempo también pues soy soltero de nacimiento. Que mas puedo contarte de la vida si no te conozco apenas. Lo que nos suceda por dentro o fuera se tiñe del color que le demos.

    He intentado bajarme tu libro y no he podido por no saber. Hablaré con mi hermano cuando lo vea y si tampoco puede ayudarme ya te informaré. Yo esto de los ordenadores lo llevo fatal.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. La vida es un cuento, y los que viven del cuento, y los que pretenden aparentar lo que no son, al final siempre se les ve el plumero.

    Salud.

    ResponderEliminar
  5. Que razón tienes. El cuento abunda por todas partes. Que tengas un bonito mes de mayo. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. La vida es un cuento y como tu la cuentas podría ser una gran novela, de las que atrapan de inicio a fin. Vaya, que muy interesante trama, rica en elementos y experiencias y con un estilo que me encanta, por natural, desenfadado y fluido.
    Abrazo de anís.

    ResponderEliminar
  7. Ya pude descargarmelo, ha sido fácil.

    A ver que cosas me cuentas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Buscador, menudo detallazo por tu parte. Espero no defraudarte. Saludos.

      Eliminar
  8. Tengo suerte según yo, y debo estar gagá según la mayoría, pero mi mente infantil domina sobre "ese hacerse mayor y consumista sin delicadeza"

    Cada vez hago más lo que quiero y no lo que debo, y así debo cada vez menos al Banco y me regalo tiempo, salud y risas.

    En cuaanto a los hermanos Grimm, eran bastante terrorificos, madrastas malvadas, niñas encerradas en torres, niños abandonados en el bosque...

    ...Creo que Stephen King se los leyó todos de pequeño y de ahí le viene la inspiración.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  9. No has podido decirlo mejor.
    Cuánta razón!!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Que la vida es un cuento está claro, ¿pero y el final? ¿comeremos perdices? po a mi no me gustan.

    ResponderEliminar
  11. Amigo José
    ¿Me parece a mi o estás cada vez más pesimista?
    Muy interesante, de todos modos, esa comparación de los personajes de cuentos con los de la vida real.

    ¿La edad? ¿Cual edad? La que crees que debes sentir de acuerdo al cuento socialmente impuesto? ¿La que te marca algunos "achaques"?, ¿La que sientes que tienes? En fin. En lo personal creo que más que lo que dice el documento de cada quien, es el estado de ánimo y las ganas con que llevamos nuestros años. Al menos, así los siento yo.

    Tuve que ir a google para enterarme de quien es Stephen King. Por cierto, no leo ciencia ficción, ni relatos de terror.
    A pesar de que algunos sucesos mundiales superan ampliamente la ficción de terror, busco el lado positivo de amanecer cada día.
    Como sea, cada quien cree el cuento que quiere, o puede, creer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Me gusta cómo escribes.
    Enhorabuena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Es difícil pero a veces, muchas veces, hay que debatirse entre los sueños y la realidad para conducirse por la vida. A veces gana uno, a veces gana otro. Y ese equilibrio nos contenta, creo.

    ResponderEliminar
  14. En este mundo todos tenemos más cuento que Calleja, pero para algunos vivir del cuento como esos "cerditos listos que prefieren hacerse la casa de paja, o de madera, comprarse un coche de alta gama..." para esos el cuento les va de PM. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Qué fantástica reflexión. Casualmente, hace unos días yo también escribí sobre el parecido que la realidad tiene cada vez más con un cuento de terror en el que los malos son los vencedores. Y es que la realidad hace tiempo que le ganó la carrera a la ficción.
    Encantada de leerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar