domingo, 14 de febrero de 2010

La vida como un viaje


Allá donde voy mi cámara me acompaña. Solo se dispara cuando, de manera incontrolable, algo dentro de mí, a modo de un detector geiger, identifica un alto grado de sentimiento, de originalidad o de oportunidad.
Muchos son los países que he visitado por mi trabajo y eso me convierte en un hombre afortunado. Vivir en el camino abre tu mente como cuando abrimos una lata de sardinas con tomate.
Quiero compartir con todas las personas que por aquí se asomen, esos instantes congelados, para que, a modo de homenaje, los disfruten.
Si bien es cierto que, me mente y mi cuerpo, en demasiadas ocasiones viajan de manera separada, por lo tanto, ustedes tendrán que discernir, si lo que leen se trata de la bitácora de un viaje con todas las de la ley o simplemente se trata de una historia de ficción.
Al final, antes o después, todos nos damos cuenta que la vida es como un viaje. Un maravilloso y jodido viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario