viernes, 19 de febrero de 2010

Panamá, Las Vegas de Centroamérica






Me sorprendió Panamá y sus heridas. Me llamó la atención su diversidad. Me asombraron sus rascacielos y sus casinos. El canal es sin ninguna duda una obra de ingeniería sorprendente.


El taxista me contó su versión de la invasión de EE.UU. La resistencía numantina de sus habitantes. Me habló de vuelos cargados de cadáveres, de los desaparecidos, que siguen aún sin aparecer.

Muchos hoteles y más casinos. Me pareció todo un escenario de ficción, pero sus habitantes y su realidad me demostraron que aquello era más que un decorado. Todo era y es increiblemente cierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario