jueves, 18 de julio de 2013

Adiós Annick, mucha suerte


Gracias a un acuerdo firmado con la Universidad de Estrasburgo (Francia) todos los años tengo en mi departamento a un estudiante en prácticas de comercio internacional en su último año de carrera. Siempre llegan cargados de ilusiones, y con un dominio muy escaso del castellano, lo que hace que, los primeros días, siempre tenga que armarme de paciencia a la hora de que entiendan el plan de trabajo que les tengo asignado.
Este año he disfrutado, por primera vez, de una "becaria": Annick Boukari, una chica discreta, correcta y competente que desde el primer momento tuvo claro que venía a aprovechar el tiempo y a aprender al máximo.
En los últimos cursos y talleres de gestión para pequeñas empresas que estoy impartiendo, utilizo una dinámica de reflexión a la que denomino :Dinámica de las cinco frases". Una de estas frases creo que tiene mucho que ver sobre lo que les acabo de exponer y dice así:
"El bosque sería muy triste si sólo cantaran las aves que mejor lo hacen", que, dicho sea de paso, no tengo ni idea de quién la escribió, pero que a mi me ha dado mucho juego durante los últimos meses.
En muchas ocasiones, sólo queremos escuchar las voces más potentes, más impresionantes, más melódicas o con mejor vibrato, pero el bosque es todo un mundo de sonidos del que forman parte hasta los zumbidos de los insectos, el berrear de un ciervo macho, o el ulular de un búho.
Annick ha conseguido un importante contacto comercial en Alemania, un país muy difícil de conquistar, cosa que puedo acreditar en primera persona, ya que llevaba varios años intentándolo sin obtener resultado alguno. 
Annick ha representado para mi equipo esa pequeña ave que, para la mayoría de las personas, pasaría desapercibida entre tanto canto celestial y tanto protagonismo melódico, y sin embargo, su sonido armonioso y humilde llegó donde tenía que llegar y consiguió lo que yo mismo nunca llegué a lograr.
Si miramos bien a nuestro alrededor seguro que podemos encontrar personas como Annick que nos pueden aportar mucho si les apoyamos de la manera adecuada y sabemos ofrecerles oportunidades para demostrar de lo que son capaces.
Gracias por todo Annick, has demostrado que sabes cantar.

5 comentarios:

  1. Siempre se pueden ajustar los tonos de voz a las melodías , pero también lo contrario , las melodías a los tonos de voz

    ResponderEliminar
  2. Que bonito es que te alaben y agradezcan tu trabajo de esta manera tan profunda y sincera. Seguro que Annick te agradecerá siempre estas palabras, le ayudarán a quitarse los miedos y perseguir el triunfo.

    un saludo

    Marina

    ResponderEliminar
  3. Muchísima gracias por todo Pepe.
    Eres una gran persona, he aprendido mucho contigo y con Sylvain.
    Gracias.

    Annick

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer ha sido mío, Annick. Cuídate mucho.

      Eliminar
  4. En los bosques igual que en la vida, no solo los mas preparados son capaces de que se les oiga, con esto quiero decir que tod@s las personas en mayor o menor medida siempre aportan algo, unas aportan ideas buenas y otras menos buenas, pero en ese conjunto que forman esta la melodia del bosque o de la vida. Tod@s son importantes. Saludos desde CT.

    ResponderEliminar