lunes, 22 de septiembre de 2014

Réquiem por la muerte de mi madre


Ahora que mi madre ya no está fluyen torrencialmente recuerdos a mi memoria. De su vida. De la mía. De la nuestra. Mientras llueve con una fuerza endiablada, como hace meses que no veíamos en Murcia, su cuerpo crepita entre llamas en un triste horno crematorio. Agua y fuego. Vida y muerte. Parejas inseparables que bailan al son de un no por esperado menos doloroso requiem. El fuego de la incineradora acabará con el maldito cáncer que te ha arrebatado la vida. 
Y, después, ella ya no estará ahí. Su teléfono pronto no me volverá a ofrecer que compre su ya voy como en los últimos años interminablemente me ofrecía. Ya no habrá nadie que me recrimine mis prolongadas ausencias. Mi absentismo filial. Mi falta de compromiso. Ya no habrá nadie que critique mi obsesiva entrega al trabajo. Que me recuerde que todo en la vida no es el dinero. 
Graniza con fuerza. La tierra se viste de blanco mientras el fuego la consume dentro de esa cueva de hierro incandescente que me pareció un vil congelador. El suelo, inesperadamente, se ha convertido en hielo.
Ella ya no sufrirá más ni mis largas ausencias ni su insoportable dolor. En el horno, las personas regresamos a nuestros orígenes de manera acelerada. Tan sólo en cuatro horas. Setenta y un años de vida consumidos en cuatro horas de fuego abrasador.
Mientras escribo, ella arde. Mientras viajaba, ella moría. Dos vidas unidas por luchas equidistantes. No supe amarla mejor. Hay ciertas cosas en la vida que no son fáciles de aprender ni de asimilar. La muerte de una madre es una de ellas.
Hace mucho tiempo que el suelo de Murcia no se convertía en hielo. Hoy, mientras tú te quemabas, misteriosamente sí.
Gracias por todo mamá. Descansa en paz.

9 comentarios:

  1. Se lo que se siente, en enero de este año se fue mi madre y dos meses despues mi padre. Hay días que los recuerdos duelen mucho...mucho...Un abrazo muy muy fuerte Jose.

    ResponderEliminar
  2. José, si bien es cierto no volverá a escucha la voz de tu mamá ni sus reclamos que son naturales en una madre, pero si llevara en tu corazón todo el legado que ella dejo en ti. Te dejo valores, fue una gran mujer luchadora como su hijo que día a día, busca la perfección en todo lo que emprende. La vida se apaga más no los recuerdos, fuiste un buen hijo ella te acompañara por siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me acordé de ti esta mañana, cuando escuché en las noticias las fuertes lluvias caídas en Murcia, y esperaba que saliera el tema en alguno de tus relatos. Lo que no me imaginaba era lo del fuego. Qué dura es la muerte de un ser querido en esta, nuestra cultura, tan aferrada a la vida. Pero sabes que, además de la memoria, la escritura es un buen método de conservación. Ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Cuanto lo siento, mi querido amigo. Estoy segura de que la amaste de la mejor manera que pudiste y de que el tiempo sana todas las heridas. Un gran abrazo, S.

    ResponderEliminar
  5. Ayer retrocedi 30 años, hoy al leer tú despedida, solo 14, los que hace que falleció mi padre, ese señor que intimidaba a todos, con mala sombrica, cara de ogro y voz de ultratumba, pero con un amor incondicional a su mujer y a sus hijos que demostraba a su manera, yo fui feliz toda mi infancia y adolescencia (y me fui de casa con 26), y en mis recuerdos felices estas tú, pero tambien esta tú madre, "obligandome" a que me tomara un trozo de tortilla de patatas recien hecha, que por supuesto ni tu padre, ni ella, ni tú me ibais a cobrar.
    Gracias y un abrazo a toda la familia.

    ResponderEliminar
  6. Amigo lindas palabra de despedida para tu mami es una pérdida que nada podrá suplir, piensa que ella descansa y ah dejado de sufrir,olvídate de los hubiera diste lo mejor de y las circunstancias de la vida hace q no estemos lo suficiente con los q amamos ella en fondo lo comprendía!!!
    Sabes que sé y siento por lo q estas pasando te doy mi más sinceras condolencias y que Dios te de el consuelo a necesitas para ir aprendiendo a vivir con esta gran perdida... Te mando un fuerte abrazo de esos que cierran las grietas de el dolor.
    TQ

    ResponderEliminar
  7. Querido jose; que tu dolor sea apasiguado por tus torrenciales recuerdos,que tu llanto suene al compaz de los latidos del corazon,corazon que amo,ama,y amara profundamente al ser mas bello que es una madre asi sacando ese llanto interno se calma un poco al alma que queda abatida por esa tan desdichada perdida tuya ,hoy te toco devolvela a la Madre tierra siento sinceramente tu perdida te mando un abrazo con mucha buena vibra...... Maryperas!!!!

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todos y a todas por vuestras condolencias. En estos momentos de dolor son bienvenidas. Mil gracias, en mi nombre y en el de mi madre.

    ResponderEliminar
  9. Ay, que llanto triste asoma en ese requiem contagioso. No podría decir que sé lo que estas viviendo, pero de algún modo lo siento a través de tus palabras, arde y ahoga.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar