sábado, 26 de noviembre de 2016

Morir modernos


Estoy estrenando un nuevo ordenador. El otro era del pleistoceno y ya no iba ni para atrás. De ahí el motivo de mi lentitud a la hora de publicar nuevas entradas en este blog, no se fueran a pensar que un servidor estaba enojado con ustedes, ni mucho menos. Me sentía incómodo, y aún me siento, a la hora de entregarme al difícil arte de la escritura sobre un artilugio nuevo de trinca. Lo viejo nos resulta familiar y lo nuevo incómodo. De ahí que los nostálgicos tengamos siempre en mente que cualquier tiempo, o artilugio, pasado fue mejor. Me pasa igual con la ropa vieja, siempre tengo la tentación de volver a ponérmela por muy deshilacha y descolorida que esté.
Vivimos en la eterna confrontación de lo nuevo y de lo viejo sin darnos cuenta de que, cada día que pasa, somos nosotros mismos, en primera persona, los que lo sufrimos en nuestra propia piel. 
De hecho, para combatir el paso del tiempo, pese a tener cincuenta años, nos vestimos de quinceañeros, comemos en Mcdonals, y escribimos un blog a modo de cuaderno de bitácora. Todo con la loable intención de que el tiempo no se de cuenta de la edad que vamos sumando en nuestro carnet de identidad.
Pese a no merecerlo, la vida se sigue portando bien conmigo. Mi empresa me ha cambiado mi vieja computadora por una de Lenovo, un tanto espartana, pero que es compatible con todas las modernidades que inundan la red, y que con el anterior ya no tenía acceso.
Nos guste o no, todos deberíamos de modernizarnos. La modernidad, como los años, se nos echa encima a una velocidad vertiginosa, de tal manera que ahora nos morimos luchando por aparentar que vamos a seguir eternamente vivos.
  
  

7 comentarios:

  1. No te preocupes, ya verás como pronto le coges el truquillo a tu nuevo pc, es tan sólo cuestión de ir adaptántose poco a poco, a mí también me pasa lo mismo cuando estreno algo nuevo, me cuesta adaptarme.

    Me alegra que la vida se vaya portando bien contigo, tienes suerte, porque a mí me debe tener manía.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Lo viejo está resurgiendo del montón de la chatarra, vuelve lo retro, se lleva lo antiguo. Somos muchos los nostálgicos los que nos negamos a que se nos note el paso del tiempo, y maquillamos todo lo que somos y todo lo que llevamos.
    Que vuelva los guateques ¡¡¡¡.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Todos queremos ser muy modernos y ser mega actuales pero si es verdad que lo clásico y ciertas modas siempre vuelven, así que creo que no debemos despreciar nuestra madurez y experiencias. Tendremos nuestra edad pero tenemos el encanto de lo clásico y eso.. la clásico no deja de estar en auge nunca. Somos eso que ahora llaman Vintage y eso mola

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. A mí me gusta lo clásico.

    Pero no queda más remedio que evolucionar. Aunque los años ahí están inevitablemente.

    Que siempre seas feliz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La modernidad es lo más viejo que hay.
    Fíjate en la moda ese de grabar un vídeo mientras la gente se está quieta un rato. ¡Pero si eso era el juego de "un, dos, tres, palito inglés" ¿no?! Y seguro que ya jugaban a eso en Babilonia o en Altamira...

    ResponderEliminar
  6. Tener la última tecnología no es ser moderno, eso es consumo. El modernismo pasa por otro lado, muy lejos del consumo por el sumple hecho de consumir. La modernidad es una forma de pensar.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  7. Como dices , nos cuesta dejar lo viejo y además tenemos que acomodarnos a lo nuevo...tampoco lo veo mal pero antes que dejarnos llevar por las modernidades, debemos pensar si nos hacen bien o si esa modernidad se va a meter demasiado en nuesta vida...

    ResponderEliminar