lunes, 4 de febrero de 2019

Ningún sitio


Dicen que los alpinistas, al llegar a la cima, sienten una sensación de desconsuelo. Una sensación agridulce mezcla entre el sabor de la hazaña alcanzada y el desconcierto del y ahora qué. 
Yo estoy un poco así, en la cima de mil relatos y haciéndome cientos de preguntas con complejas respuestas; respuestas que nadie, absolutamente nadie puede responder por mí.
La vida esta formada por incontables e inesperados momentos en los cuales nos lo cuestionados todo. ¿Será suficiente? ¿Servirá de algo? ¿Tendrá sentido seguir por el mismo camino?
Las letras, los relatos, la literatura, me han ofrecido, y me ofrecen tanto, que me siento en deuda con ellas; una deuda que soy incapaz de pagar por sentirme incapaz de ofrecerles a cambio algo mínimamente aceptable. 
Creo que está llegando el momento de dejar de intentar hacer algo para lo que no estoy preparado y dedicarme a disfrutar plenamente de los que realmente saben hacer esto. 
Quería llegar a mil y he llegado a mil. Siento que está cercano el momento en el que este blog ponga su punto y final y pase a dormir el sueño de los justos. Con el paso de los años se convertirá en arqueología informática. Imagino que dentro de cientos de años la arqueología será digital y los Indiana Jones serán unos frikis con almorranas escrutando archivos desfasados en lenguas muertas que nadie entenderá. 
Yo, en estos mil relatos, he intentado explicarme. En ocasiones, mis letras, estando vivas, parecían estar muertas. 
Es curioso, pero pese a haber llegado a mil, no he llegado a ningún sitio. 


6 comentarios:

  1. Me daría mucha pena si lo cierras. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Puedes continuar escribiendo y no tienes por qué abandonar el blog. Pero si es una decisión tomada, nada de lo que se te diga te hará cambiar de opinión.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  3. Independientemente de que respete la decisión que quieras tomar sobre tu blog,sí quiero discrepar en tu baja valoración sobre lo que escribes. Me gusta mucho lo que dices y cómo lo dices.
    Yo también me encuentro en una situación un poco extraña. Al haber estado unos meses dedicado a la edición y publicación de un libro, casi sin darme cuenta mi actividad en el blog se ha acomodado a reeditar entradas de años anteriores. Me doy cuenta de que ya tengo tiempo para escribir cosas nuevas, pero he perdido el hábito de hacerlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Noooo, pero puedes seguir escribiendo....sin llevar la cuenta, no??

    Saludos =)))

    ResponderEliminar
  5. Se llega a un punto que uno abandona, yo también estoy en la etapa del abandono de mi primer blog, por el momento sigo con las publicaciones del segundo de los viajes.
    Tu sabrás, yo te sigo en mis seguidores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar