sábado, 6 de marzo de 2010

Bozate, Santxotena y los Agotes.
















El valle navarro de Batzán es un lugar increible y misterioso de la geografía española. El sentir dividido de los navarros, independentistas o españolistas, junto a todos los demás, que lo único que pretenden es vivir tranquilos, marcaron el transfondo de un viaje valioso donde los haya.
Su carga cultural, histórica, económica, folklórica y costumbrista, nos descubrió un pueblo navarro, que luce la ikurriña, y al mismo tiempo esta arraigado, como demuestran las casas de los indianos caballeros al servicio de la corona de Castilla que fueron a la conquista de America, y aún lucen sus blasones, conseguidos por sus grandes hazañas, junto a conquistadores extremeños, andaluces o cartageneros.
El Pueblo Vasco-Navarro es un pueblo ancestral, que ha sabido salvaguardar su identidad pese a la ostilidad que ha soportado en muchisimas etapas de su historia y eso es admirable.
Ahora disfruta de una de las mayores autonomías políticas y económicas de toda la Comunidad Europea, fruto del reconocimiento que España, le ha concedido a tan singular y valiosa realidad.
Un lugar te parece mucho más mágico cuando te lo presentan y cuentan en primera persona. En el barrio de Bozate de Arizkun, vivieron los Agotes, unos apestados que vivían protegidos por el señor de Ursúa, y que eran tratados casi como animales. Se les creía portadores de enfermedades tales como la lepra, y por ello, terminaron sufriendo pobremas reales de salud, provocados por la endogamía. Hay quién los relaciona con los cátaros, ya que al parecer coincide la cruzada de la Iglesia contra los cátaros en el sur de Francia, con la aparición de los Agotes en los Valles de Batzán y Roncal. El escultor Santxotena que tiene su casa museo en Bozate, descendiente de estos enigmáticos personajes, fue nuestro anfitrión de honor en la visita.
Estos valles navarros son una visita imprescindible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario