sábado, 6 de marzo de 2010

Isla Graciosa, un rincón para perderse
















Reconozco que mis gustos no están de moda. En ocasiones necesito retirarme a lugares recónditos y tranquilos para reencontrarme conmigo mismo y con la naturaleza.
Allí me rehabilito, me reconstruyo de manera formidable, como un ave fénix, para continuar con la batalla constante de la vida y hacerme fuerte.
La Isla Graciosa es uno de esos lugares mágicos a los que regresaría definitivamente para jubilarme, con la  única pretensión de tomar el sol, pasear, bañarme, escribir, leer, hacer esculturas, comer pescado e ir apagándome poco a poco al son de las olas.
En la Graciosa, la más pequeña de todas las Islas Canarias, habita la grandeza de la sencillez.
Sólo necesito eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario