martes, 9 de marzo de 2010

Mi abuela Mercedes con sus pies a remojo


Mi abuela Mercedes tiene más de 95 años, casi un siglo de vida. Ha parido ocho hijos, ha tenido varios abortos, ha criado a decenas de nietos, sobrinos y en la guerra civíl , por si fuera poco, hasta algún refugiado.
Mi abuela ha dado pecho a niños de mujeres trabajadoras, a los que cuidaba. A niños enfermos que sus madres tenían las tetas más secas que el ojo de un tuerto y, sobre todo me ha criado a mí, que a la postre es lo que más valoro, por puro egoísmo, mientras mi madre se dejaba media vida metida en una cocina de tres metros por tres, haciendo tortillas de patatas y magra con tomate sin parar.

Me asombra su templanza y su cordura con tanta edad, siendo más fácil dialogar con ella que con gente mucho más joven. Recuerda cosas de la guerra civil española e incluso de mucho antes.

Una de las cosas que siempre me ha fascinado es escucharla contar historias de miedo y misterio, verla jugar a la baraja o al parchís y comer de todo sin dientes!!!

En la foto se remojaba su pies antes de que mi hermana Merche le hiciera la pedícura.

Gracias por todo abuela, siempre estaré en deuda contigo.

2 comentarios:

  1. Son un regalo de Dios, con una inmensa sabiduria que muchas veces dejamos pasar son lo maximo.

    ResponderEliminar