miércoles, 9 de agosto de 2017

La calor


Mientras en Cataluña deciden su ser o no ser shakespeariano y el cadáver de Venezuela se revuelve en su propia tumba, yo ando de vacaciones. 
Rajoy, entre exhibiciones atléticas y su siempre apretada agenda internacional, ha sufrido un ataque de lumbalgía. ¡Qué por nadie pase! Tras ponerse una faja, fue a ver al Rey y este, por el retraso, ya lo esperaba con un Dry Martini en la mano y un real plato de pulpo a la gallega para hacer patria. 
Neymar tomó las de Villadiego, o si prefieren que eche mano de otro dicho: puso pies en polvorosa. 
Shakira nos pone melosos con la cancioncita que le ha dedicado a su Piquetón y los calamares a la romana están por las nubes. Así va el verano, despacito, despacito.
Según parece, las playas están haciendo su propia campaña antiturismo y ya se han tragado a un montón de gente para asustar. El clima, sin embargo, va por los suyo: hoy hace calor y mañana también. Ahora, como dirían en Valencia, es el tiempo del caloret y de la horchata de chufa ¡la de toda la vida! y no la que nos quiere meter ahora el Starbucks qué sólo Dios sabe con qué estará hecha.
Cómo les decía, ahora lo suyo es el calor, el sol, el mar, las piscinas, los bikinis, los cuerpos perfectos, las lorzas, los chiringuitos, los vigilantes de la playa y de los niños llorones.
Por cierto, ayer lloraba tanto mi hija pequeña en la playa que de no haber sido mía hubiera salido corriendo al Cuartel de la Benemérita más próximo a poner una denuncia por maltrato. Y es que mi Ana...cómo se lo explicaría yo...¡Tiene más pulmones que cuerpo!
-Joven, ¿cómo es que puede llorar tan fuerte una niña tan pequeña? -me pregunta asombrada una señora con acento de Madrid.
-Señora no lo sé, pero si lo llego yo a saber antes le juro que la devuelvo -le digo poniendo la cara de un cura dando la extremaunción.
-Vaya padre que está usted hecho. ¿No le da vergüenza decir eso de su propia hija? -me recrimina, y no sin razón, la jubilada de Madrid. 
-Vergüenza es cagarse encima en la cola del supermercado, señora -le digo.
-¡Qué asco de juventud! ¡Está el mundo perdido! -dice la señora con cara de haber encontrado una mosca en el gazpacho.
-¿Qué juventud ni qué niño muerto, señora?  Aquí donde me ve tan lustroso ya voy para los cincuenta -le comento a la madrileña.
-Eso les pasa por tener los hijos tan mayores. Eso antes, con el Caudillo, no pasaba -me explica tan convencida la turista.
-Los hijos vienen cuando tienen que venir -le replico con cierta indignación. 
-Así está la juventud como está... -sigue insistiendo la mujer como un martillo pilón.
-¿Y según usted, cómo está la juventud? -le pregunto.
-Perdida, hijo, más que perdida que nunca -responde la señora consternada.
-Eso ya lo decía mi abuela hace cuarenta años -le confieso.
-Y la mía hace setenta -exclama la señora.
-Entonces...¿en qué quedamos? -le pregunto para atizar el fuego.
-No me haga usted mucho caso, joven, es que tengo ya muchos años sin ir a bailar, sabe usted. A mí siempre me ha vuelto loca lo del baile -me dice cambiando radicalmente de tema.
-¡Y qué voy yo a saber, señora, si he venido aquí a pasar unos días de veraneo. ¿Acaso cree que soy adivino? -le pregunto.
-Tiene usted una hija preciosa. La pena que sea usted tan mayor...-me dice, volviendo por las andadas.
-¿Y eso en cristiano, qué viene a decir?
-No me haga usted mucho caso, joven, le digo que ya chocheo bastante...
-Bueno señora, me marcho que la cría se me está achicharrando y le tengo que dar su potito.
-¡Qué cría más salada que tiene usted! Por cierto, buen hombre: ¿a qué se dedica? -me pregunta la señora sin venir a cuento.
-Pues mire, lo mio es vender champús, tintes para el pelo, cremas para la cara y cosas de esas...
-¡Qué bien! Y joven, por un casual: ¿no tendría usted por ahí algunas muestras para esta pobre anciana?
-Pero señora, por el amor de Dios, no ve usted que voy en bañador y cargado con esta pobre criatura que se me está abrasando viva...
-Pues anda con Dios, que tienes cara de tacaño y encima lo eres...Pobre niña, vaya padre que le ha caído.
Y la señora se largó dejándome con la última palabra en la boca y sudando a más no poder. Menuda calor...

12 comentarios:

  1. Soos vos el de la foto???
    realmente guapo

    ResponderEliminar
  2. Que nada altere las vacaciones !!!
    Terminan demasiado rápido :)

    Besitos y a disfrutar.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que quería que la invitaras a bailar una canción de Shakira, no antes de tomarte un Martini Seco , y pidieras una ración de Polvo a feira ( que es como le llamamos en estas tierras) mientras ella se iba a comprar un corset para la espalda jajaja
    ay perdona me fui de madre
    aquí el tiempo también a la gallega , un día sol y otro no

    disfruta de tu niña, es preciosa , si aunque ya te digo, yo que tuve 4 tenores tb me preguntaba de donde sacaban esa energía

    un beso grande y sigue disfrutando de esas pequeñas cosas de la vida, que canta Serrat

    ResponderEliminar
  4. Hola José! Ya sabes que me gusta mucho lo que cuentas y como lo cuentas, por eso me he quedado por aquí. Pero, amigo, la verdad es que el humor se te da de maravillas. No puedo parar de reírme y son las entradas que más me gustan.

    ¡Albricias! por ese humor y por esa niña tan bella.
    Sigue por allí disfrutando el cambio de rutina y contándonos como vas
    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Aún quedan días para terminarse las vacaciones, que sigas disfrutando de estos días, aunque últimamente refresca un poco.

    Un placer disfrutar de tus textos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Jajaja,qué graciosa la escena de la abuelita.Me ha distraído un buen rato.
    Ya sé que es tiempo de playa,piscina y esas cosas,aunque en mi tierra estamos con chubasquero y con temperaturas bajas,pero bueno,qué vamos a hacer.Disfruta mucho de las vacaciones que mañana,,,,será otro día
    Besucos

    ResponderEliminar
  7. Las próximas vacaciones a la montaña, ahí, se soporta mejor el calor.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Bonitas vacaciones te estás dando, con el topón con especímenes como el que motivó tu post. Un abrazo, y cuidado con el doctor Sol-ano, que abrasa más que la mujer que te sacó de casillas en la playa. Ah¡ oportunas tus alusiones a Shakira, a Neymar, que muestran salidas para exornar esta entrada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Felices días de vacaciones.
    Tu niña es preciosa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Espero que no te dejes amargar las vacaciones por la turista.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Que tu disfrute siga por muchos días, al lado de la preciosa Ana. Así yo disfruto al máximo leyendo sobre esos días.
    Les mando un poco de fresco, que ha llovido y está muy sabroso el clima.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Este tipo de diálogos no sucedían con el Caudillo, sí que no...

    ¿No?

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar