martes, 19 de diciembre de 2017

El maestro Llaby


Sí, lo reconozco, estaba desesperado. Los médicos no me daban ninguna solución ni ninguna esperanza. —No sabemos de qué se trata, pero la cuestión es que de algo se trata…—dijo aquel matasanos, de tres al cuarto, poniendo cara de monaguillo en excedencia. 
Al regresar al coche, algún desaprensivo había dejado una octavilla de publicidad bajo el limpiaparabrisas. 
Maestro Llaby, gran vidente ¨medium¨ competente. Pagar después de resultados. 
El eslogan de la campaña de marketing del Maestro Llaby decía así:
“Soluciono todos los problemas en 72 horas”
Ya no me hizo falta leer más. Era justo lo que necesitaba.
Así que, para hacérselo corto a ustedes, que me consta que siempre tienen mil cosas que hacer y dos mil asuntos por atender, llamé y fui corriendo como el que se quita avispas del culo.
La publicidad, aunque no lo crean, era engañosa. Tuve que pagar antes de entrar para ver al gran maestro nigeriano. Dos metros de nigeriano. La espalda, como un armario ropero de dos puertas. Sus manos, como cuatro de las mías. ¿Quién de ustedes, en un cuarto alumbrado con tan sólo cuatro velas, y un “médium” qué menos mal que era “médium” porque si llega a ser “enterum” me cago en los calzoncillos, no hubiera pagado por adelantado o por quintuplicado?
Cincuenta eurazos del ala, le solté. Pensé que podía haber sido mucho peor. Le conté mis problemas hepáticos. Me miró como quién mira un cuadro de El Bosco a punto de orinarse. Cuando acabé de soltar mi letanía se hizo un silencio enorme. Se metió la mano al bolsillo. Colocó ambas manos a la altura de sus labios, que eran tan grandes y carnosos que parecían de silicona. Sopló tres veces sobre las manos que guardaban algo celosamente en su interior. Rezó algo en nigeriano, o tal vez en algún otro idioma del África profunda. Lanzó unos huesos sobre el tapete rojo de la mesa. Me miró fijamente a los ojos y me preguntó:
—Usted salval si hacel lo que Llaby diga —dijo el médium enterum con voz de ultratumba. 
—Yo hacer todo lo que señor Llaby diga que yo haga —dije usando un castellano versión películas de Tarzán de los años 70.
—Metel cada día una rosa roja pol el culo. Bebel leche diario un vaso del leche de cabra diario con una cuchalada de sangle de conejo de colol negro. Tomal diario al día dos plátanos sin pelal bien veldes. Y por último, y no pol ello meno impoltante, duchalse en las mañanas con agua bien flía y por la noche con el agua muy caliente, restlegando pol todo el cuelpo un ungüento hecho con aceite de oliva y sal gorda de Tolevieja. Con eso usted cural, bien cural —dijo el maestro de la videncia más evidente del África Occidental.
—Adiós señor, Llaby —le dije batiéndome en retirada, tras haber recibido un sablazo en toda regla.
—Usted hacel tratamiento dulante dos semanas y después venil —me propuso el maestro.
—Sí, sí, no se preocupe, volveré pronto…—le dije poniendo pies en polvorosa.
Lástima de cincuenta euros —me dije.
Dispongo del número de teléfono por si gustan… 

14 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. No as probado ninguno de los ungüentos?, ni lo de las rosas?. Jajajajajajajaj.
    Por el idioma perfectamente podría pasar también por chino mandarín, jajajajajajaj.
    Buen relató para empezar el día.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Si no lo pruebas no tienes derecho a quejarte, hombre de poca fe.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias José :))))

    Nos basta con el relato jajaajjajaa... Veo que no "fregado" en el que no bailes...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Un tratamiento arriesgado, jajajja de momento me quedo como estoy :D

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola José!
    No he terminado de leer tu entrada anterior y ya has publicado otra. Como ya dije, estás "muy productivo"
    Como sea, siempre es un placer leerte.

    Hombre que eres desconfiado! Mira que no probar al menos ducharte todas las mañanas y todas las noches pasándote el ungüento!
    ¡Ya no tienes cura!
    jajaja aun me río con tus ocurrencias
    Un abrazo y ¡felicidades!

    ResponderEliminar
  7. Como la seguridad social. 400 pavos todos los meses y todo lo curan con paracetamol de 1 gr... que ahora el ibuprofeno es malísimo.
    Y lo bien que lo vas a pasar ordenando a una cabra y sacándole sangre a un conejo negro???

    ResponderEliminar
  8. Tú, cuéntanos cómo te ha ido y ya si eso, yo ya veré...
    Salu2.

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja, lo bordaste!! Y el pinche nigeriano te dio un sablazo marca acme.
    Muy bueno... pero por acá en Catemaco tengo suficientes curanderos, hechiceros, brujos y demás.
    Un abrazo.
    Ah, y por si no nos vemos antes, que la Navidad sea una perfecta ocasión para estar con quienes amas y en una convivencia que te de la fuerza para el 2018 transcurrirlo con pie firme, salud, amor y felicidad.

    ResponderEliminar
  10. No possss, así también yo pongo pies en polvorosa....jajajaja

    Muy bueno eh?

    Saludos =)))

    ResponderEliminar
  11. Que bueno jajaja, tenías que haber probado algo, sobre todo lo de la rosa. Un abrazo y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, tienes que probar para ver si funciona, a lo mejor no es dinero desperdiciado. Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  13. Siempre atrapas la atención de quién te lee y eso es difícil. Aprovecho la ocasión para desearte feliz Navidad y pocos curanderos, adivinos o cualquier ente que se salga de lo normal.

    ResponderEliminar
  14. La única manera de saberlo es probandolo!!

    ResponderEliminar