lunes, 11 de diciembre de 2017

Magdalenas sin para seguir con


Dicen que a todos los tontos les da por algo. Tal vez por eso, por mi consabida tontuna, a mí me ha dado por hacer magdalenas sin azúcar, sin lácteos, y sin grasas de ningún tipo. Magdalenas sanas para no morirse nunca, o, al menos, para no morirse de comer magdalenas. 
En el libro que estoy leyendo: "El hombre de las marionetas" del escritor noruego Jostein Gaarder, un señor, que está peor que yo, le da por ir a todos los entierros, con independencia de que conozca al finado o no, y, de ese modo, entrometerse en una historia  ajena como haría un elefante en una cacharrería. 
A mí hija Ana María, tras pasar por una amplia y generosa fase lunar, ahora le vuelven loca los cuentos que tienen a un lobo como protagonista: Los tres cerditos, Caperucita roja, todos esos. Antes la luna, y ahora el lobo, representan, para ella y para nosotros, esa parte fantástica de nuestra existencia. Una existencia en la que a todos, antes o después, nos da por algo.
A mí me ha dado por hacer magdalenas, sin, para poder seguir, con. 
¿Ustedes gustan?

Necesitarán:

Un sobre de levadura ecológica.
Un huevo de las gallinas felices de Jessica.
Un chorrito de leche de avena ecológica.
Un puñado de harina de avena integral ecológica.
Un puñado de copos de quinoa real ecológicos.
Dos cucharadas de miel artesana de Barranda. (Caravaca de la Cruz)
Un boniato ecológico asado.
Una zanahoria ecológica pequeña.
El zumo de media mandarina ecológica.
Un puñado de arándanos secos ecológicos.

Le daremos a todo eso un enérgico meneo con la batidora y lo dejaremos reposar un buen ratito. Después de pasado ese tiempo indefinido... verteremos todo en unos moldes de papel o silicona -yo uso estos últimos-, le daremos 12 minutos de horno a 190 grados. Y a disfrutar se ha dicho. Ya me dirán qué tal de su aventura sin...

Postdata: nunca mido nada....lo siento. Soy un desastre para dar recetas.




14 comentarios:

  1. A ver si me animo y hago tu receta.
    Tanto ecológico y luego utilizas moldes de silicona, jajajajajaja.
    Ya te digo, a ver si me animo.
    Salu2 magdalenienses.

    ResponderEliminar
  2. Ricas!!! Con una cucharada de aceite de coco. La grasa también es necesaria.
    Saludo para ti, mil besos de cuento para Ana María.

    ResponderEliminar
  3. Para la cocina y repostería, siempre he sido negado, hasta tal puntos, que alguna vez me aventuré por un postre de natas, y resultó un postre de notas. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  4. Wuauu una receta ecológica nos has dejado, pues a ver si un día la preparo, aunque la cocina no me vaya mucho.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena pinta, y con un vaso hasta arriba de leche y colacau no te quiero ni contar.
    Jajajajaj

    ResponderEliminar
  6. Me acabas de abrir el apetito, así que me voy a la cocina a comerme una.
    Qué ricas.

    ResponderEliminar
  7. No te puedo decir otra cosa mas que últimamente estoy echado a perder ¿para qué me das esa receta si antes como panceta a la plancha? Si me como 40 madalenas de las tuyas para después de un plato de potaje...Nada, estoy echado a perder sin remisión...Has de saber que en mi pueblo hacen morcillas ecológicas.

    ResponderEliminar
  8. Pues estas son las únicas que yo puedo comer. Así que ya las he probado y me gustan
    Besos

    ResponderEliminar
  9. A mí me gustarían más con un poquito de azúcar... aunque sea de caña ecológica. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Ah, perdón que llevan miel, volví a leer la receta.

    ResponderEliminar
  11. Pues no medirás nada, pero tienen una pinta estupenda.
    Y ya estás escribiendo cuentos de lobos para tu hija y de paso nos los cuentas a nosotros.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Vaya que te has puesto ecológico amigo! A mi tanto alboroto con lo ecológico me da como negociado para algunos. Para tener la certeza de que estás comiendo sano, nada mejor que una mini huerta en tu casa, y -si no te molestan sus cacas, cantos y demás-un par de gallinas para saber que huevos estás comiendo.
    IMPORTANTÍSIMO: LEER EN CONTEXTO LO QUE ACABO DE DECIR.

    Creo como Macondo que ya podrías escribir cuentos de lobos y, agrego, porqué no un recetario. Vegano, ecológico, para hipertensos o lo que prefieras con deliciosas recetas como la que nos traes en esta entrada.

    Un abrazo. Me voy a hacer milanesas de carne de vaca argentina

    ResponderEliminar
  13. A mi todo lo que me huela a dulce me gusta;por cierto para unos creo que es "madalenas" y para otros "magdalenas".Por aquí se usan las dos.

    Salud.

    ResponderEliminar
  14. Con tanta cosa ecológica, si la leche no se saca directo de la vaca entonces no vale jaja
    Saludos salados.

    ResponderEliminar