martes, 9 de octubre de 2012

Paisajes de Carlos Pardo


Si yo hubiera sido esta noche un crítico de arte de los de verdad, a los que todo el mundo hace el rendibú, seguramente me hubiera frotado los ojos, con ambas manos -como me froté- ante la estupefacción y la sorpresa que me ha provocado una exposición de la envergadura que nos brinda, nuevamente, el genial pintor murciano Carlos Pardo en la Sala de Exposiciones de Puertas de Castilla.
No tengo muy claro de qué parte de su esquelética anatomía sacará la energía que, cada uno de sus convulsos cuadros, necesita para adquirir la composición que nos ofrece; pero esa oculta víscera, que por lo visto sólo poseen los grandes genios, está segregando arte a raudales a través de unas manos que entienden de sensibilidad, ya sea para amasar yeso, tocar la guitarra, hacer pleita o dibujar un trazo violento sobre un lienzo de uno de estos inconfundibles paisajes atormentados que ya le caracterizan y le caracterizaran para siempre, en ese hueco en el arte murciano que, en tan poco tiempo, ya se ha ganado a pulso.
En esta nueva muestra, Carlos se quiere reencontrar con la figura humana. "Quiero pintar tías en pelotas" si pintó sólo paisajes terminaré por volverme loco -me dijo en petit comité-. Y yo que no soy un crítico de arte,sino tan sólo un amigo que lo quiere y que lo admira, por lo que siempre ha sido, y por lo que ahora es, le he recordado que no hay nada más grande que poder pintar lo que a uno le da la real gana, como decía su padre, el inolvidable escultor "Perico Pardo"
Y más si son tías en pelotas.
Ahora lo mejor de esta exposición viajará a Madrid donde se exhibirá en el Aula de Cultura de la Fundación Cajamurcia. 
Carlos, Carlicos, ¡Qué pelotas tienes! 
Mucha suerte amigo,sin duda, te lo mereces.

1 comentario: