lunes, 18 de agosto de 2014

Muertos parlantes


Esta cava de Cinc Claus está dando mucho de sí. Lástima que no me la pueda llevar empacada en el maletero de mi coche. Es una cava de palabras, en la que de cada arruga del techo surgen historias apócrifas que me inspiran. Historias que afloran de la necrópolis romana que fue. Como si los muertos de hace dos mil años aún tuvieran cosas que decir o historias que contar.
Por eso, cuando todo el mundo duerme, bajo sigiloso a escucharlos. Presiento que necesitan de alguien que les preste un poco de atención. Anhelan a personas que sepan entenderlos sin morirse del susto, o sin salir corriendo para nunca más volver, o sin llamar por teléfono de ipso facto al programa Cuarto Milenio para ver si les dan algo con lo que poder veranear gratis al año que viene.
A mí me gusta escucharlos relajadamente sentado en uno de los dos butacones de estilo sueco que presiden la vieja cava, alumbrado, únicamente, por la luz amarillenta que me brinda una elegante lámpara de pie. Ellos, alternativamente, con la tranquilidad que les confiere el no tener prisa para nada, comienzan a narrarme historias pretéritas mientras me voy sumergiendo en una especie de trance en el que pierdo la noción del tiempo y del espacio.
En esa especie de alucinación, sin peyote ni ayahuasca, van afluyendo a mi mente historias desconectadas. Como secuencias de antiguas películas en blanco y negro: Aníbal, sobre un elefante enorme, seguido de miles de aguerridos cartagineses pertrechados hasta las cejas. Luchas sangrientas de gladiadores. Leones comiéndose a cristianos. Bacanales desenfrenadas regadas de vino tinto. Venta de esclavos recién traídos del norte de África. Baño y masaje en las termas. Gritos en las tabernas. Celos. Envidias entre patricios y centuriones. Barcos llegando a puerto cargados de noticias de Roma. De todo me cuentan, pero sin prisas. Así da gusto.
A veces,  he llegado a ver sus caras traslúcidas aflorar del techo curvo de la cava. Caras de aburrimiento. Caras de cansancio. Caras de desesperación. Caras de muertos sin ninguna gana de estar muertos.
Y, pese a lo que puedan pensar, no he sentido miedo. Ellos, como los perros cuando te miran, saben si sientes miedo o no. A mí me apasiona que me cuenten historias y, afortunadamente,  se han dado cuenta de ello.
Adiós, mis adorables difuntos, lamentablemente, mis vacaciones tocan a su fin. Con todo el dolor de mi aún activo corazón, hago mutis por el foro. Siempre os recordaré, aunque estéis muertos. Rematadamente muertos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario