miércoles, 13 de septiembre de 2017

Un niño en calzoncillos


Hay un niño en calzoncillos. Uno que podrían ser varios. O muchos. O millones. Pero yo, con frecuencia, veo a uno. Un niño famélico, a menudo con la cara desenfocada, y con unos calzoncillos tan sucios que perfectamente podrían estar acartonados. El niño está tan sucio como sus calzoncillos. Un niño, o el mismo niño, que vi en una aldea de Chiapas, o de Ucrania, o de Túnez, o como el que el otro día me encontré en Uzbekistán. Un niño grisáceo, recubierto con una terrible capa de polvo de olvido, del que destaca el negro de sus ojos, con los que te clava una mirada fría y acerada capaz de reventarte la sien. El niño del que les hablo siempre me mira, nos mira, con una mirada interrogativa e inquisidora. Con una mirada entre ausente y penitente. Con una mirada que parece no reconocerme a mí ni al mundo de dónde vengo. Con una mirada de otro planeta. ¿O acaso  es que en la tierra existen dos planetas en uno? ¿Uno bueno y otro malo? Una mirada que me deja vacío, como si esos dos ojos brillantes de hambre y de sueños fueran capaces de arrebatarme la poca energía vital de la que aún hago gala.
Hay un niño en calzoncillos que corroe mi conciencia. Uno que, por desgracia, no es el mismo repetido. Son millones y millones los niños desheredados que me miran ofreciéndome el perdón que no merezco; el perdón que no merecemos.

15 comentarios:

  1. Una de esas lecturas que te dejan avergonzado.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda hay dos mundos en este planeta.
    Dos mundos tan elejado entre si que parecen invisibles uno para el otro.

    Da para refllexionar tu entrada de hoy.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Real y emotivo tu escrito.
    Y una gran reflexión .
    UN abrazo

    ResponderEliminar
  4. ... ... Aouch! Tus palabras abrazan a las mías que se han refugiado en un rincón de mi pecho.
    Gran abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues lo leí desde ayer y no pude decir nada....

    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. "La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices" (Albert Einstein).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen post José , dos mundos casi iguales pero muy diferentes , uno lleno de vida brillo y color , y otro lleno de negrura , hambruna miseria y gente de cualquier raza y color pasando muchas calamidades , con guerras y mucho dolor , son los olvidados del mundo de primera clase , besos de Flor.

    ResponderEliminar
  8. Muy cierto, pero esto a los países ricos y poderosos, les importa poco; lo que prima, es vender armamento, fabricar nuevos y promover guerras. La miseria y el hambre no es negocio.

    Salud.

    ResponderEliminar
  9. ¡Vaya!, se me ha ido al "carajo" el comentario... Pero "como a buen entendedor pocas palabras bastan", queda claro que no era para aquí ni ahora.

    Abrazos, José.

    ResponderEliminar
  10. ¡Ay los niños si pudieran pedirnos cuentas! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. No, solo existe un planeta donde deberíamos estar todos sin diferencias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Esto me lleva a la idea de la adopción. Hay muchos niños abandonados, niños en calzoncillos, a la espera de una familia.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
  13. Que triste realidad....Ya no importa el dolor ajeno!!

    ResponderEliminar
  14. Este post habría qué leerlo todos los días.

    ResponderEliminar